El alma

Hoy mientras compartíamos en la ciudad de San Luis entre una platica amena, el café y música, surgió una pregunta muy interesante:

Son chamanes aquellos que usan ayahuasca?





En realidad la respuesta en este sentido es larga. En muchas tribus o etnias (de América del Sur) usan la ayahuasca en sus ceremonias, las cuales son efectuadas por un sacerdote o similar. Siendo está una planta sagrada de un valor muy importante para su cultura, como por ejemplo para los qeros de los Andes sudamericanos.

En la actualidad hay un movimiento, que busca tener experiencias con esta planta a causa de sus propiedades alucinógenas. Por lo general no son chamanes, ni sacerdotes, sólo personas que investigan a través de las plantas de poder otras realidades.

De allí surgieron  muchos diálogos y preguntas, los que quería rescatar un poco ya que fueron bien importantes.


Una de las preguntas es, para qué nos sirve entrar en contacto con estas prácticas.


Nosotros no usamos ayahuasca o cualquier otra planta de poder para llegar a estados de conexión, sino que usamos el conocimiento del Aliento.





Pero algo que en general que nos incluye a todos los chamanes o sacerdotes, según como se designen en cada etnia, independiente de su práctica tiene que ver con 2 aspectos.


Por un lado, el camino de la depuración o limpieza, es uno de los procesos que realizamos en las iniciaciones y por otro lado es el conocimiento del alma.


Con muchos amigos chamanes con los que he compartido experiencias y así como también con amigos que han estado en ceremonias con plantas, una de las experiencias que tenemos en común es esa sensación de percibir el alma de la planta. De poder diferenciar claramente esto, de la sensación del cuerpo. Sentir como brota de la tierra una fuerza que es avasallante,  y que la toman los árboles y todos los demás seres vivos incluyéndonos y esa es la primera fuerza que hace a nuestra alma.


Sin tener ese registro como vivencia, es imposible entender de qué estamos hablando (el alma).

A esa fuerza se le aúna una que proviene del cielo como influencia y otra que emana desde dentro de nosotros como una fuente.

Ahora bien la siguiente pregunta es, qué sentido práctico tiene conectarse con el alma.


Pero la verdad es que en nuestra vida cotidiana tiene miles de aplicaciones. Desde tener claramente la sensación de donde provienen los miedos en nuestro cuerpo. Reconocer si estamos siendo nosotros mismos o simplemente estamos actuando en base a conductas aceptadas pero que nos alejan de nosotros. En reconocer nuestras reacciones y estados ante los otros.


Este último es bien importante ya que muchas veces hay emociones y estados que nos toman ante las situaciones. Quizás basados en experiencias anteriores surgen estados que quizás no se aplican al presente y por tanto no nos permiten tener una respuesta natural.


Si nos fijamos con más detalle en las experiencias cotidianas, hay veces hay sensaciones de temor, enojo, malestar, angustia, entre otras y quizás la situación no lo amerita. O quizás reaccionemos con una emoción  y no lo podemos controlar y sintamos que estamos dañando a otras personas sin querer y más aún a nosotros mismos.


Tantos miles de ejemplos podríamos dar para comprender la importancia de tener un contacto con nuestra alma, y lo que esto nos podría enseñar. Ya que es un camino de ser conscientes por nosotros mismos, el aprender a tomar decisiones y crecer en la vida. A medida que surjan más inquietudes seguiremos profundizando.


Muchas gracias por sus preguntas y comentarios, todos nos ayudan a crecer en este camino e ir desarrollando cuestiones que son de mucho interés para el desarrollo interior.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Medicina Ancestral (La Medicina del Alma)

Bases del Chamanismo

Encuentros de mujeres: Introducción