El Camino del Chaman desde la visión de Asia Central

Para cualquiera, más allá de los ejercicios que van a empezar a aparecer que por cierto ahora están en proceso de clasificación y orden, se puede preguntar:

¿Cómo funciona una escuela de Chamanismo?

Para nosotros en la actualidad, y con muchos años de camino es todavía un misterio. 

Quizás siempre lo sea, sobre todo porque no existen esquemas cerrados en las visiones chamanicas y como ahora podemos establecer un orden progresivo en realidad en la práctica no existe. Uno va fluyendo en base a las circunstancias de la conexión con el ambiente, la realidad y las necesidades de las personas.

Tenemos una visión central que es general el Contacto Directo con lo Espiritual. Todas las formas y procedimientos pueden ir variando de acuerdo al contacto y la percepción. La verdad algo que casi obviamos por completo es la sensación de rigidez o disciplina cerrada. No creemos que una persona tenga que repetir algo al pie de la letra para ser considerado como bueno o como malo.

Tampoco en la sensación de inicio o final o sea que forzosamente hay que empezar con un ejercicio y tenemos una meta como un lugar específico donde llegar. Todo lo contrario, en vez de eso vemos la necesidad de un generar hábitos y generar horizontes.

El Contacto Directo con el Espíritu no es una meta que se ve como la única razón, sino que esto es la base del aprendizaje en la vida y por tanto es donde surgen las certezas que nos guían. Es un horizonte de posibilidades para crecer.

En este aspecto tenemos 4 caminos principales que establecen una unidad:
El primero, que generalmente casi nunca empezamos por allí, es el Contacto con lo Divino o con Dios.

La sanación es el segundo y en realidad le da base al primero ya que en el oficio de tratar de tener ese contacto más pleno y permanente con lo Divino es necesario integrarnos al ambiente y darle mucha atención al proceso de purificación interna y del cuerpo físico.

El tercero, es el trabajo de integración o Sentido de Comunidad. Este tipo de prácticas está para reconocer las diferencias entre uno y el medio que es donde se manifiesta lo espiritual.

Y eso le da paso al cuarto, el que es la Manifestación. Considerando este, como plasmar el algo concreto que contenga esa conexión con el espíritu.

Este contiene el sentido más amplio de la escuela que tiene que ver con el estudio, todas las prácticas pero en especial la manifestación contiene esta consciencia.

Cuando hablamos de Estudio, nos referimos al hecho de querer comprender un procedimiento, en realidad contienen muchos elementos de iniciativa, si quiero comprender el lenguaje de la luz para realizar un cuadro necesito estudiarlo, viéndolo en la práctica. Tocándolo, familiarizándome con él, hasta poderlo sentir en mi, hasta poderlo ver en los pequeños detalles, hasta el grado de poderlo retratar sin necesidad de pensarlo o razonarlo.

Usando el mismo ejemplo de pintar un cuadro, o hacer un objeto de poder, también hay que estudiar la sensación de postura del cuerpo. Antes de hacer cualquier objeto primero hay que familiarizarnos con nosotros mismos, reconocer donde hay una postura de comodidad para realizar nuestra labor. Como podemos preservar la sensación de conexión con lo divino.

Para hacer esto posible reconocemos por medio de la respiración las caderas, la sensación de sentarnos en nuestro propio cuerpo, estemos o no sentados, desde allí la movilidad de la columna y las manos es básica, al igual que la eficiencia en los pies.

Así podemos estudiar la sensación de los pensamientos. Qué grado de claridad o de apertura según la actividad que desempeñemos, necesitamos, así como el orden y confianza.

Pero bueno, la confianza no es algo que se obtiene diciéndose a si mismo, "confío en mi y en lo que hago", puedes hacer un mantra de 5 mil repeticiones de estas palabras y quizás nunca nazca la confianza, esta nace de ese contacto con lo que haces y soltar las limitaciones.

La tendencia general que tenemos es a querer refutar nuestros conceptos con la realidad, o sea se nos dicen esto es un árbol y nosotros creemos que eso es un árbol. Pero no es lo mismo que conectarnos a él y sentir "que es un árbol".

Las dimensiones y significados que podemos tener al estar sentirlo y conectarnos con un árbol o con cualquier otra cosa pueden ser muy diferentes que simplemente conceptualizarlas. Así que una de las bases del estudio es la no interpretación o conceptualización, sino permitirse conectar.

Y una vez llegando a tener ese contacto con eso que estamos estudiando viene un verdadero reto, y es no creer que eso es un logro. Simplemente es un acto de conexión que te permite crecer. En otras palabras cuando llegas a tu meta ya la vida no tiene más sentido y muchos tienen miedo a volver a experimentar porque como pueden llegar a un logro puede que no.

Eso genera inseguridad y allí ya no hay más confianza y como creíste en las metas ya no puedes ver más allá y te quedas conceptualizando las situaciones de acuerdo al nivel de desarrollo que llegaste y por mucho que llegaste a conectarte con lo divino lo pierdes y no puedes volver a ese estado. Así que el camino es siempre seguir creciendo.

Lo último que nos queda mencionar antes de irnos a descansar, es que estos 4 caminos a la vez son preparatorios. O sea que estos pueden iniciar otros estudios que sean precedentes o que puedan aumentar la mejor conexión para otros que inician el camino o puedes ser de aplicación.

Cuando uno reconoce esa sensación de conexión con lo divino pero a la vez con lo manifiesto, uno puede aplicarlo por ejemplo en la educación con los niños, el aprender nuevas formas de trabajo o de socialización, formas nuevas de tecnología, de economía, de investigación, entre otras.


Puede aplicarlo en cualquier aspecto de la vida donde uno sienta, esta fue la visión inicial de los ancestros que desde esa conexión con lo espiritual pudieron desarrollar desde monumentos hasta trabajos de alquimia, y así tantos trabajos de conexión, los cuales hoy en día son inigualables o irremplazables, Tanto que, desde allí se forjó las bases de nuestras culturas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Medicina Ancestral (La Medicina del Alma)

El despertar y el viaje chamanico

Cuando se sabía amar