Conexión Espiritual

Hola a todos hoy queríamos compartir sobre la mayor búsqueda dentro del chamanismo. La que es la Conexión Espiritual.

Generalmente se asocia al chamanismo como una búsqueda de los estados alterados de consciencia con el fin de poder tener un contacto con los espíritus, teniendo muchas prácticas para llegar a tal fin desde el tocar tambores, bailes, rituales, el uso de plantas de poder, alucinógenos u otras prácticas como la meditación.

Hay algunas prácticas que necesitan, tener una conexión natural para que sean simples o sino una determinación, porque más allá de hacer cualquier procedimiento, esto no lo vuelve en si mismo, en una conexión espiritual, sólo de por sí. Hace falta comprender los camino o lo que realmente se está buscando.

Hemos visto muchos practicantes que hacen un esfuerzo extremo de su ego para poder llegar a tener el contacto, algunos con frutos y otros que se quedan en un estado intermedio de la conexión. Ya que para estar en contacto con lo espiritual no se necesita hacer esfuerzos, más bien todo lo contrario, es necesario eliminarlos. De allí que uno de los primeros pasos en el chamanismo tiene que ver con los procesos de muerte, que es donde aprendemos a reconocer y hacer morir aquellos estados que nos impiden la conexión.

Así que por mucho que uses una vía, si no tienes idea de lo que es la espiritualidad será una buena experiencia pero no necesariamente cumplirás el cometido.

Digamos que el chaman no se conforma con solo sentir la conexión o estados de la materia, aunque aprendamos a disfrutarlo, cada manifestación la hacemos nuestra, como la tierra, el viento, el fuego, el cielo. O las cosas sencillas como contemplar una flor o un atardecer, o la simple belleza inherente en las experiencias. Pero no nos quedamos allí, queremos sentir o es una necesidad interna predominante saber eso que está más allá, que alimenta todo lo que existe.

Pero estos estados de conexión espiritual pueden ser tan cotidianos como nuestra vida y hoy más bien quería hablar de ese acercamiento de la conexión con nuestras vivencias cercanas.

Si alguna vez has sentido de cerca esa sensación de vida, digo ese estado de apasionamiento por algo, aparentemente hacía afuera, un atardecer, la alegría de los niños, una mirada que te trasmite algo profundo, ese puede ser el camino a esos estados. Lo que haces es empezar a percibir ese espacio intermedio, entre lo que observas y tu corazón, ese estado casi infinito que une eso que observas y tu ser.

Desde allí vas reconociendo ese espacio interior, que parece lleno, vacío y animado, dentro de tu pecho. Ese es un lugar de silencio y lleno de certezas, oscuras y lumínicas. Ese espacio interno parece estar dentro de un útero y a la vez en lo más amplio del espacio.

La experiencia del chaman se traduce a ese espacio, a encontrarse y encontrar respuestas en ese lugar con las vivencias cotidianas. Si sabes (saboreas) habitar ese espacio será fácil saber que te alimenta, pero sobre todo quién eres y para qué estás aquí.


Ningún procedimiento tiene real significado si no puede llegar a ese lugar, pero a la vez, no existió ninguno sino que por medio de conectarse con uno, surgieron todos los demás caminos.


Pero esta sensación viene a nosotros, tan fácil como vivir y sentir ese espacio interno con las conexiones a lo que realmente nos apasiona.


Navegar a los lugares más profundos de los reinos del inframundo o llegar a los lugares más divinos, incluso conocer los secretos de la vida en ese tiempo intermedio entre vida y vida, provienen de sentir esa conexión con el mundo, no con huir de la realidad o no dejarte atravesar por ella. El encontrarte en eso profundo de lo cotidiano.


A eso se le llama respeto por lo que te rodea, sentir la vida en lo que te rodea, por eso decimos que cada manifestación de la vida es sagrada, no como un ritual, sino por reconocer que cada aspecto nos puede llegar a nosotros mismo, obvio y cuando no, se establece un camino de aprendizaje y conexión para llegar de nuevo a nosotros.


No todo es un camino pavimentado o transitable, muchas veces entras en lugares donde te genera dolor al corazón, que pierdes esa conexión interna, pero allí es donde más es necesario usar el camino, conocer el cuerpo y saborear las experiencias. Eso nos permite en algún momento salir y seguir y seguir reconociéndonos.


Así siempre estamos aprendiendo, siempre estamos dando un paso más. Ese es el gran secreto del chamanismo, no es ser perfecto, no es ser mejor, no es hacer rituales, no es usar una planta, no es el tambor, sino volver al origen, volver al corazón.









Comentarios

Entradas populares de este blog

Medicina Ancestral (La Medicina del Alma)

Presentación del Libro INICIACION SANACION ANCESTRAL en BUENOS AIRES

Encuentros de mujeres: Introducción