El oficio de la Herbolisteria



Hace algunos días atrás en Buenos Aires hemos hecho un encuentro de chamanismo y sanación, esta vez y gracias a ya venir por más de un año con un proceso de transformación interna nos introdujimos en el mundo de las plantas.

En esta semana han sido muchas las charlas con las personas que nos acompañaron el fin de semana y eso me ha motivado un poco a escribir esta entrada con la intención que los que han estado puedan llevar al plano consciente los pasos que hemos hecho y su significado. Y para los que no han estado quizás motive a profundizar en este tipo de prácticas desde un lugar más amplio.

Primero nuestra tarea fue aprender a acomodarnos en el cuerpo, la costumbre es no decir mucho sobre las tareas que se realizan en el día, quizás eso les puede generar un poco de incertidumbre a las personas. Pero luego se acomodan y realizan las prácticas, como cada grupo es particular y el chamanismo no tiene forma este se va adaptando de acuerdo a las necesidades internas de los participantes en las actividades.

Por lo general tratamos de hacer un ambiente ameno donde desarrollamos las prácticas lo más relajados posible. Como lo he dicho en muchas ocasiones el chamanismo no es una disciplina, así que no buscamos ver las prácticas con solemnidad.

Lo primero que hemos hecho más allá de hablar un poco de los procesos de cada uno, fue acomodarnos y reconocer la sensación de energía. De allí observamos algo al que llamamos el propio ritmo en el manejo de las energías. reconocer como cada uno se sentía más cómodo con su propio reconocimiento del cuerpo.

Una vez observando esto, pasamos a un trabajo que casi no hemos hecho, ya que es común que trabajemos con los árboles, pero pasamos a trabajar con las plantas o hierbas.

Estas tienen ritmos y frecuencias muy diferentes a los árboles y las conexiones se hacen desde otro lugar, ya que en los árboles preferimos por medio del tacto directo y las hierbas es más por percibir su presencia sin necesidad de tocarlas.

Así vemos como nos genera sensaciones y buscamos generar una conexión con ella para sentir su energía particular.

Luego de esto pasamos al proceso de trabajo en el oficio de la recolección, desde el chamanismo, recolectar una planta no es quitarle las hojas o flores a una planta como si esta no sintiera, no, nada que ver con esto.

Primero lo que hacemos es llegar a esa conexión con nosotros mismos, para ser completamente conscientes de nuestras sensaciones, luego establecemos una conexión con la planta y si ella nos demuestra por medio de la conexión que necesitamos de ella cuando la agarramos no se siente una sensación de protección sino todo lo contrario, más bien de apertura.

Como resultado de hacer esto al día siguiente cuando volvimos a las mismas plantas lo que sentían es que la conexión se había alimentado y crecía la conexión entre ellas y cada una de las personas.

Luego de la recolección volvimos a la base, a sentarnos en las sillas y vino el siguiente paso, que fue el prepararse una toma con las hojas. Tranquilos todos que las plantas que usamos eran aromáticas todas y algunos frutos.

Para generar el preparado teníamos que mantener esa conexión con nosotros, sentir las caderas, los pies como puntos de apoyo, la espalda, las manos y obvio, permanecer bien conscientes de la respiración.

El resultado fue un buen brebaje digno de cualquier brujo...

Ahora bien vamos a explicar un poco la teoría de todo esto que aconteció.

Digamos que las plantas contienen flujos de energía que representan cada uno de los procesos humanos, lo que hacen es similar a lo que pasa adentro del cuerpo con las moléculas que forman nuestros funcionamiento intracelular e intercelular, por medio de procesos bioquímicos integran energía que permite un equilibrio de todos los procesos humanos. Eso mismo pasa en la naturaleza con las plantas, hacen esos procesos y uno los puede reconocer a nivel emocional, ya que cada planta tiene su particular lenguaje de expresión.

Si relacionamos esto con nosotros las personas, digamos que tenemos un árbol grande de procesos que están sucediendo dentro de nosotros, desde como llegan las experiencias, a nuestro cuerpo la calidad como las recibimos, las respuestas que asumimos, como asimilamos cada una de las experiencias, bueno y así todos los procesos.

Digamos que debemos ver el cuerpo como un proceso unitario, que actúa en equilibrio y justo donde un proceso no se puede hacer, allí va a surgir un problema.

Es como un auto, que tiene una entrada de combustible y hasta que sale los resultados de la combustión por el escape pasa por varios lugares, si en ese paso algo de los factores se altera y dejan de hacer flujo, lo más probable que el auto no ande o tenga muchos problemas para avanzar.

Es más si por ejemplo llega mucho combustible al motor puede ser que se ahogue o por otro lado si no hay la suficiente electricidad para generar la explosión lo más probable que no arranque. Así mismo son los procesos humanos.

¿Que pasa? cuando tomamos una planta lo que hacemos es hacer que fluya un proceso en particular dentro de nosotros y que corresponde obviamente a la función que realiza esta planta en un ecosistema, así podemos superar el desperfecto de nuestra maquina.

Pero como los procesos son emocionales, en vez de tener la factura del mecánico, lo que tenemos es que salga a la luz ese proceso que está estancado, sea por medio de dolores físicos o alteración de estados emocionales, trastornos de sueños o incluso problemas de digestión (todo esto les pasó a los participantes).

Por eso después de hacer la toma viene un proceso consciente donde vamos observando nuestros ciclos y como reaccionamos al medio ambiente.

Así podemos ir reconociendo que proceso estaba estancado y como superarlo. Obviamente es mejor cuando estos se hacen con alquien que te acompañe y te diga un poco que contiene a nivel emocional tu plantita que escogiste para hacer el brebaje o por lo menos ser muy consciente del proceso.

Esa fue la tarea del segundo día, nos dedicamos a comprender los procesos que estábamos atravesando y como aprender a enfrentarlos de una forma que no solo se quedara con una anécdota sino obtener el mejor provecho.

Como ven todos los pasos han sido minuciosos y tienen un sentido, sino no se siguen así estas plantas quizás no tendrían el efecto tan acelerado o tan consciente como el que hemos podido desarrollar ya que el factor esencial que mueve al universo es justo ese la Consciencia.

Así que bueno, quizás muchos ya entenderán todo lo que vivieron en estos días y espero que sigan así hasta que nos volvamos a vernos.

Saludos y que la luz sea con cada uno de ustedes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Medicina Ancestral (La Medicina del Alma)

El despertar y el viaje chamanico

Cuando se sabía amar