miércoles, 24 de febrero de 2016

¿Qué es la Agricultura Biológico-dinámica?

Uno de los aspectos del desarrollo de la consciencia es aprender a cultivar nuestros propios alimentos. En equilibrio con el todo que nos rodea.
Aquí les compartimos una entrada sobre la Agricultura Biodinámica y el calendario biodinámico actualizado a 2016.

La agricultura biológico-dinámica (o Biodinámica) tiene su origen alrededor de los años 1922-1924. Agricultores de esa época alarmados por la pérdida de fertilidad de los suelos, el aumento de plagas y enfermedades en sus cultivos, la mala calidad de sus alimentos y el aumento de las enfermedades de sus animales fruto de la agricultura química que comenzaba a predominar en aquella época, se acercó al Dr. Rudolf Steiner (1861-1925) para pedirle consejo y soluciones prácticas a estos problemas.
Ocho conferencias dadas en 1924 por él, en Koberwitz (actual Polonia), formaron las bases para el desarrollo de la agricultura biológico-dinámica. Los diez años posteriores se dedicaron a la puesta a punto de los consejos vertidos en las mismas.
Pasados casi noventa años desde sus inicios se halla extendida por los cinco continentes, practicándose a todas las escalas. Desde huertos para autosuficiencia familiar a grandes superficies, y en casi todos los cultivos (cereales, oleaginosas, hortalizas, algodón, café, cacao, oliva, banana, caña de azúcar, frutales, pasturas,
aromáticas, medicinales, etc.). En producciones como la lechería, animales para carne, huevo, lana, apicultura,etc. También en la industria de la cosmética y la elaboración de medicamentos.
En Argentina hay un sinnúmero de proyectos y fincas, de distintas escalas a lo largo de todo el país con producciones muy variadas, que aplican la agricultura biológico-dinámica en sus tierras (sin certificar) y venden sus productos localmente o en el mercado interno.
Además de las que están certificando como Demeter con producciones como: plantas y hierbas medicinales,uva para vino, vino, peras, manzanas, hortalizas, arándanos, jojoba, nuez Pecán y yerba mate.

La esencia de la Agricultura Biológico-dinámica
Al igual que las distintas corrientes de Agricultura ecológica u orgánica, la agricultura biológico-dinámica no utiliza agroquímicos sintéticos (fertilizantes, insecticidas, fungicidas, herbicidas, antibióticos, hormonas,etc.). Diferenciándose de la mayoría de ellas porque considera a las sustancias no solo en su aspecto físico-material o sea la materia (lo ponderable y palpable), sino también en su aspecto cualitativo, viéndolas
como portadoras de fuerzas o energía (lo imponderable y no palpable). Fuerzas que pueden ser utilizadas en beneficio de la Agricultura una vez liberadas de determinadas sustancias.
La agricultura biológico-dinámica tiene como objetivo revitalizar a la tierra, los cultivos, los animales y al ser humano, produciendo alimentos de altísima calidad.
Todas sus prácticas agrícolas tienden a aumentar la fertilidad de la tierra de cultivo, estimulando la vida del suelo y los procesos que intensifican la formación de Humus. Lográndose a través de la utilización de los preparados biológico-dinámicos (preparados especiales compuestos por productos minerales y orgánicos:
vegetales y animales que llevan un proceso determinado), con la incorporación de materia orgánica (compost, abonos verdes, cercos vivos, rotaciones de cultivos, purines, etc.), con técnicas de labranza que minimizan los efectos negativos sobre la estructura, microflora y microfauna del suelo e incluyendo en los
cultivos el componente animal, generando sistemas mixtos agrícolas - ganaderos. Preservando espacios para la fauna y flora nativa, integrados a las áreas de producción.
Al mismo tiempo a través de estas prácticas se transforma en una gran captadora de CO2 ambiental, contribuyendo constantemente a la disminución del efecto invernadero y el calentamiento Global.
Su visión no queda acotada a lo que ocurre en la tierra de cultivo, sino que está pendiente de diferentes fenómenos astronómicos acontecidos durante el mes y el año. Ritmos de la luna, el sol, los planetas, y sus distintas posiciones respecto a las estrellas del Zodiaco que influyen en los ritmos de la naturaleza, biológicos y en particular sobre el reino vegetal.
Por ello los agricultores biodinámicos utilizamos para ordenar y programar las tareas, un Calendario Astronómico-Agrícola, adaptado a las particularidades de los trabajos agrícolas. Tratando que nuestros cultivos entren en concordancia y sintonía tanto con los ritmos terrestres, como los cósmicos.
Y así una tierra revitalizada, sana, equilibrada y sensibilizada al cosmos, será capaz de entregar a los vegetales y animales las fuerzas y sustancias materiales necesarias para que estos puedan convertirse en un verdadero alimento de calidad para el hombre. Alimento-Vívere en el más amplio sentido de la palabra; sustancia que da vida.
El concepto de individualidad agrícola tiene también una verdadera importancia al intentar crear ciclos (o flujos) de materia y fuerzas lo más cerrados posible. Para lo cual es fundamental lograr producir todos aquellos insumos que pueden ser generados dentro del propio establecimiento (finca, campo, granja o huerta).
De esta manera, cada componente (el hombre, los animales, los vegetales, el suelo, el compost, el clima,el paisaje, etc.) cumple distintos roles dentro del organismo total. Y por la interacción armoniosa entre ellos se logra un equilibrio natural y duradero del todo.
El equilibrio que se intenta conseguir en el sentido biológico-ecológico también se procura en el sentido social, tanto de las relaciones sociales entre quienes trabajan la tierra, como con la sociedad. Por ello es también importante para la agricultura biológico-dinámica insertarse en un organismo social más amplio,
para lo cual abre sus espacios a distintas iniciativas sociales, terapéuticas y educativas.
Indicaciones astronómicas para orientar el trabajo con la tierra y las plantas
Esta cartilla contiene un Calendario Agrícola, basado en fenómenos Astronómicos que se observarán a lo largo del año 2016. Sus páginas muestran información resumida de la 53º Edición “Calendario de Siembras 2016 de Agricultura Biodinámica” de María Thun (Aussaattage 2014, Alemania) que ha sido traducida
y adaptada al horario en Argentina. En el caso que en el 2016 haya cambio de horario de verano, habrá que tenerlo en cuenta y calcular las diferencias horarias. Se han omitido algunos eventos astronómicos del calendario original, y tratamos de hacerlo de fácil y agradable uso.
Para explicar un poco como funciona tomemos algunas características:
Debajo del número del día está la información sobre algunos Ritmos de la luna:
Las fases de la luna, o sea luna llena • y luna nueva•, con su horario.
Características de Luna creciente (desde luna nueva hasta luna llena)
En las 48 horas antes de luna llena hay un acrecentamiento de las fuerzas de crecimiento de las plantas, aumento de la división celular y de elongación del crecimiento.
Las siembras en esta época favorecen una rápida germinación de las semillas pero podrían ser demasiado tiernas y susceptibles al ataque por hongos o insectos, particularmente en clima caliente-húmedo y suelos degradados.
Segando durante este periodo favoreceremos un rápido rebrote del pasto al igual que si estuviésemos desbrotando o podando.
Hay un aumento en la actividad de insectos, babosas y parásitos internos en animales y humanos.
Luna ascendente/descendente con su horario.
Los días de luna descendente •, que abarcan aproximadamente 2 semanas cada mes están marcados con el sombreado grisáceo. En estos períodos (luna descendente) los jugos de las plantas están siendo impulsados más fuertemente a las raíces u órganos subterráneos, con mayor significación para aquellas de ciclos anuales. Son los días más aptos para los trabajos de trasplante, poda, abonados, roturación de suelos,
siembra de abonos verdes y para enterrar esquejes. La cosecha de raíces, bulbos y tubérculos durante este periodo favorecerá su almacenamiento y conservación.
En cambio los días de luna ascendente • son más favorables para los trabajos de corte de flores (se mantendrán frescas por más tiempo), cosechas de hojas-tallos-frutos, carpidas y/o corte de malezas, para realizar injertos y podas desvigorizantes.
Las siembras se pueden hacer tanto con luna ascendente como con luna descendente.
Podemos ver a la luna descendente con una cualidad similar a las fuerzas otoñales y la ascendente a las primaverales.
También están en ese lugar del cuadro del día los momentos de nodos lunares. Cada ciclo de luna ascendente/descendente tiene dos nodos: un nodo ascendente y un nodo descendente . Ambos momentos son desfavorables para el trabajo agrícola. Abajo hemos simbolizado este hecho con “---------“.
Como última información sobre los ritmos lunares, están marcados los momentos de Apogeo y Perigeo (Ag y Pg). Son los momentos en los que la luna se encuentra más lejana (Apogeo) y más cercana (Perigeo) de la tierra. Si se fija en el calendario en el día los momentos de Perigeo no son aptos para el trabajo agrícola ya que provocarán más ataque de plagas y enfermedades, sobre todos de enfermedades fúngicas si las condiciones climáticas-meteorológicas así lo predisponen. Por eso están marcados con “---------“. Aumentando intensamente esta predisposición si el Perigeo concuerda con la Luna Llena. En cambio los momentos de Apogeo responden a la influencia “Floraire/
luz”.
En la parte inferior de cada fecha se muestran los símbolos de las distintas partes de la planta que se ven especialmente favorecidas ese día. Esto se debe sobre todo a la constelación del zodíaco ante la cual se encuentra la luna
Como la luna recorre todas las constelaciones del zodíaco en aproximadamente un mes, cada impulso (Raíz, Hoja/Tallo, Flor y Fruto/Semilla) dura entre dos y tres días. Los hemos simbolizado con dibujos de una zanahoria J (Raíz), una hoja o(Hoja/Tallo), una flor F(Flor) y un tomate j (Fruto/Semilla).
Días de Raíz: convienen para zanahoria, cebolla y ajo, remolacha, rabanitos y rábanos, salsifí, todas las papas y batatas, raíz de luz, mandioca. También para árboles en general, favorecen el enraizamiento.
Días de Hoja/Tallo: convienen para acelga, espinaca, lechugas, coles (excepto brócoli que va mejor en Flor), siembras de abonos verdes, cortes de pasto.
Días de Flor: conviene para flores en general, brócoli, plantas medicinales de las cuales se utiliza la flor,y para siembras de oleáceas.
Días de Fruto/Semilla: conviene para tomates, sandía, melón, pepino, berenjena, zapallo, maíz, maní, zapallitos, porotos, todos los cereales, arroz, frutas finas y para todos los árboles frutales y la vid. También convienen esos días para la producción de semillas en general.

Los días u horas “rayados” (en el calendario marcados con --------): son momentos desfavorables para el trabajo con la tierra, las plantas e incluso con el trabajo con las abejas. Se deben a nodos lunares, a eclipses☌☍, al perigeo, a conjunciones de planetas o a nodos de planetas. Conviene respetarlos. Se pueden aprovechar estas horas para machetear o carpir un yuyo que uno quiera debilitar.
Trígonos: Los hemos marcado con Son posiciones especiales entre planetas, que según su ubicación ante el zodíaco favorecen en especial un elemento y una parte de la planta. El Trígono es más fuerte que el impulso que transmite normalmente la luna, y si favorecen distintos elementos, entonces no corresponde la indicación
dada para el día con la posición de la luna en el zodíaco.
A continuación explicamos los símbolos del zodíaco y sus respectivas influencias sobre las partes de la planta:

Constelación Símbolo Elemento Parte planta Apicultura
Aries Fuego Fruto/Semilla Miel
Tauro Tierra Raíz Panal/Cera
Géminis Aire/Luz Flor Polen
Cáncer Agua Hoja/Tallo --------
Leo Fuego Fruto/Semilla Miel
Virgo Tierra Raíz Panal/Cera
Libra Aire/Luz Flor Polen
Escorpio Agua Hoja/Tallo --------
Sagitario Fuego Fruto/Semilla Miel
Capricornio Tierra Raíz Panal/Cera
Acuario Aire/Luz Flor Polen
Piscis Agua Hoja/Tallo --------

Fuente de esta información: www.aabda.com.ar


Bueno eso es todo amigos de la Comunidad, los alentamos a probar cultivar sus propios alimentos y convivir en más armonía con la Naturaleza.


martes, 23 de febrero de 2016

La relación de la Luna, el funcionamiento de nuestro Sistema Nervioso y Equilibrio Interno

Para los amigos que nos leen y acompañan pero no residen en la provincia de Córdoba les compartimos más acerca de la teoría neurocientífica que repasamos durante el pasado circulo lunar.

Con esto les dejamos abierta la invitación a los próximos encuentros de este grupo que comienza a reunirse y a realizar un puente entre la neurociencia y el chamanismo.

Bueno sin más prólogo les compartimos más acerca de lo que se conoce en este campo de la cronobiología desde los años 70 y los invitamos a auto-observarse, registrar sus ciclos, ritmos y sentir su cuerpo como medio para seguir aprendiendo de si mismos.




Para el hombre antiguo era un hecho incontrovertible que su vida estaba ligada a los procesos astronómicos y a los ciclos estacionales que marcaban los astros. No sólo dependiendo del cielo y de la tierra --y de su relación de creatividad y receptividad-- para cosechar sus alimentos, sino también para cultivar una vida sana y virtuosa física y mentalmente. El hombre, como parte de la tierra, también recibe del cielo la energía que le permite crecer. Esto era parte de una cosmogonía que tiene como piedra angular la visión del microcosmos como un espejo del macrocosmos: una filosofía natural perenne que encontramos presente en mayor o menor medida en todas las culturas antiguas. 

De acuerdo a la cronobiología (estudios de la relación entre el tiempo y el comportamiento) existe una relación entre la cualidad particular del tiempo y la salud humana y su disposición y aptitud para realizar ciertas tareas. En otras palabras, no todos los momentos son iguales, y realizar cierta acción en determinado momento puede ser contraproducente o, en el sentido contrario, doblemente provechoso, siendo catalizada por la energía que predomina en ese momento.

Ser conscientes de esto, de los cambios, de los ciclos y de las diferentes cualidades de los momentos, es ya un paso importante para armonizar el cuerpo y la mente, ahorrar recursos y almacenar energía.

De acuerdo al Dr. Mark Filippi autor del Método Somático existen cuatro estaciones, cuatro fases lunares, cuatro cuartos de hora, cuatro elementos, cuatro fases de la respiración, etc. El cuatro es parte esencial del ritmo y de la medición. “El cuatro es una constante en la forma en la que las cosas se organizan en la naturaleza y en cómo absorbemos información, dividiéndola en grupos de cuatro”
Goodman sugiere que existe un patrón: “Surgen cuatro cambios emocionales naturales. Estos los he reportado desde 1996 como: pasivo ascendente, activo ascendente, pasivo descendente y activo descendente”. La idea de que estos ciclos emocionales están ligados a la Luna viene del libro Body Time (1971), de Gay Gaer Luce, en donde se propone la siguiente hipótesis:
Un sondeo calendárico de los síntomas de las personas sanas probablemente revelará que una sorprendente cantidad muestran oscilaciones en peso, vitalidad, desempeño óptimo, pesimismo, apetito, sueño; oscilaciones en brillantez y apagamiento, empeño y apatía, volubilidad e imperturbabilidad, malestar y robusto bienestar.
Efectivamente, Goodman documentó la presencia de estas oscilaciones, las cuales relacionó con una secreción dominante de neurotransmisores según la fase lunar. Con esto sentó las bases para explicar por qué las personas atraviesan diferentes estados de ánimo y de capacidad cognitiva sin que modifiquen sus hábitos: existen factores ambientales cíclicos que regulan la producción de nuestros neurotransmisores. 

Asi es la correspondencia lunar con la secreción de neurotransmisores (Un neurotransmisor (o neuromediador) es una biomolécula que transmite información de una neurona (un tipo decélula del sistema nervioso) a otra neurona consecutiva, unidas mediante una sinapsis) que sentó Goodman en los años 70.

-Primera semana lunar: acetilcolina
-Segunda semana lunar: serotonina
-Tercera semana lunar: dopamina
-Cuarta semana lunar: norepinefrina (o noradrenalina)

Algunas personas parecen tener una mayor inclinación hacia alguno de estos cuatro grandes dominios. “¿Cuál es tu tendencia? “¿Cuál es tu forma predominante de mostrarte en el mundo”, dice Filippi. “Conoce tu soma,  para que puedas adoptar una estrategia de refinamiento de las áreas en las que tienes cierta carencia natural”.
Aquí acercamos la descripción de cada fase lunar para que pueda ser analizada y estudiada:

Filosomático—Acetilcolina-Luna Nueva/Cuarto Creciente:
La primera semana del ciclo lunar corresponde al neurotransmisor acetilcolina y a una inclinación filial. “Cuando estamos surcando en acetilcolina, nos volvemos más sensibles, más aptos a actividades grupales y más receptivos emocionalmente”, dice Filippi. Esta semana se caracteriza por mucha energía pero no tanta concentración. Rushkoff observa que en la semana de la acetilcolina “las personas tienen buena energía y vivacidad, es genial para introducirla a nuevas ideas”. La acetilcolina neurológicamente está asociada con la memoria y el aprendizaje (fármacos que suprimen los receptores de acetilcolina afectan la memoria y el aprendizaje). La luna nueva es el momento para iniciar nuevos proyectos, para sembrar plantas pero también ideas, imágenes e intenciones y aprovechar la energía ascendente.

Ontosomático—Serotonina—Cuarto Creciente/Luna Llena
La segunda fase de la luna, que va del cuarto creciente a la luna llena, corresponde a la serotonina. Esta semana se tiene mucha energía y además mucha concentración mental por lo que es ideal para la realización de trabajo creativo. Esta es la semana en la que Rushkoff escribió la mayor parte de su libro. Filippi recomienda encontrar un espacio solitario para aprovechar estos momentos de lucidez en los que nos acompaña nuestra musa. La serotonina participa en numerosas funciones orgánicas, incluyendo un rol principal en la digestión (por lo que muchas enfermedades gastrointestinales son tratadas con antidepresivos), pero está sobre todo identificada con regular el estado de ánimo. En la semana del cuarto creciente nos sentimos saciados y plenos. Este estado, sin embargo, puede desbordarse y desfondarnos si no encontramos ese espacio reflexivo para canalizar nuestra energía. En otras palabras, aunque muchas personas pueden sentir la atracción de utilizar (y dilapidar) esta energía socialmente, es un momento de trabajo y cultivación personal.

Ecosomático—Dopamina—Luna Llena/Cuarto Menguante
La semana de la dopamina, es una semana de distracción y divertimento, de 
involucrarse en actividades sociales y ecológicas, con una cualidad empática. La dopamina neurológicamente está asociada con las experiencias y los estímulos que producen las experiencias, el placer, la recompensa y la excitación. En la semana de la dopamina podemos aflojar y disfrutar lo que hemos hecho.

Exosomático—Noradrenalina- Cuarto menguante/Luna nueva

La semana en la que entramos en la fase de “huir o pelear” (fight or flight), un estado defensivo en el que instintivamente nos protegemos (ya que tenemos menos reservas). Hay mucho análisis, pero poca inspiración. “Es  un estado hiperbinario, unidireccional y agresivo”, dice Filippi. Rushkoff bromea con que es como la mentalidad de Barack Obama. Un regreso parcial al cerebro reptiliano. Si no dilapidamos nuestra energía, será más fácil superar esta semana de fragilidad nerviosa.

Dentro las prácticas que comenzamos a transitar se establecieron puentes entre la relación de nuestro cuerpo, sus ciclos y la luna.

La verdad más que agradecidos a todos los asistentes. Y los esperamos en el próximo encuentro!!!

Abrazos desde la luz de los ancestros para todos Uds!!!

jueves, 18 de febrero de 2016

El oficio de la Herbolisteria



Hace algunos días atrás en Buenos Aires hemos hecho un encuentro de chamanismo y sanación, esta vez y gracias a ya venir por más de un año con un proceso de transformación interna nos introdujimos en el mundo de las plantas.

En esta semana han sido muchas las charlas con las personas que nos acompañaron el fin de semana y eso me ha motivado un poco a escribir esta entrada con la intención que los que han estado puedan llevar al plano consciente los pasos que hemos hecho y su significado. Y para los que no han estado quizás motive a profundizar en este tipo de prácticas desde un lugar más amplio.

Primero nuestra tarea fue aprender a acomodarnos en el cuerpo, la costumbre es no decir mucho sobre las tareas que se realizan en el día, quizás eso les puede generar un poco de incertidumbre a las personas. Pero luego se acomodan y realizan las prácticas, como cada grupo es particular y el chamanismo no tiene forma este se va adaptando de acuerdo a las necesidades internas de los participantes en las actividades.

Por lo general tratamos de hacer un ambiente ameno donde desarrollamos las prácticas lo más relajados posible. Como lo he dicho en muchas ocasiones el chamanismo no es una disciplina, así que no buscamos ver las prácticas con solemnidad.

Lo primero que hemos hecho más allá de hablar un poco de los procesos de cada uno, fue acomodarnos y reconocer la sensación de energía. De allí observamos algo al que llamamos el propio ritmo en el manejo de las energías. reconocer como cada uno se sentía más cómodo con su propio reconocimiento del cuerpo.

Una vez observando esto, pasamos a un trabajo que casi no hemos hecho, ya que es común que trabajemos con los árboles, pero pasamos a trabajar con las plantas o hierbas.

Estas tienen ritmos y frecuencias muy diferentes a los árboles y las conexiones se hacen desde otro lugar, ya que en los árboles preferimos por medio del tacto directo y las hierbas es más por percibir su presencia sin necesidad de tocarlas.

Así vemos como nos genera sensaciones y buscamos generar una conexión con ella para sentir su energía particular.

Luego de esto pasamos al proceso de trabajo en el oficio de la recolección, desde el chamanismo, recolectar una planta no es quitarle las hojas o flores a una planta como si esta no sintiera, no, nada que ver con esto.

Primero lo que hacemos es llegar a esa conexión con nosotros mismos, para ser completamente conscientes de nuestras sensaciones, luego establecemos una conexión con la planta y si ella nos demuestra por medio de la conexión que necesitamos de ella cuando la agarramos no se siente una sensación de protección sino todo lo contrario, más bien de apertura.

Como resultado de hacer esto al día siguiente cuando volvimos a las mismas plantas lo que sentían es que la conexión se había alimentado y crecía la conexión entre ellas y cada una de las personas.

Luego de la recolección volvimos a la base, a sentarnos en las sillas y vino el siguiente paso, que fue el prepararse una toma con las hojas. Tranquilos todos que las plantas que usamos eran aromáticas todas y algunos frutos.

Para generar el preparado teníamos que mantener esa conexión con nosotros, sentir las caderas, los pies como puntos de apoyo, la espalda, las manos y obvio, permanecer bien conscientes de la respiración.

El resultado fue un buen brebaje digno de cualquier brujo...

Ahora bien vamos a explicar un poco la teoría de todo esto que aconteció.

Digamos que las plantas contienen flujos de energía que representan cada uno de los procesos humanos, lo que hacen es similar a lo que pasa adentro del cuerpo con las moléculas que forman nuestros funcionamiento intracelular e intercelular, por medio de procesos bioquímicos integran energía que permite un equilibrio de todos los procesos humanos. Eso mismo pasa en la naturaleza con las plantas, hacen esos procesos y uno los puede reconocer a nivel emocional, ya que cada planta tiene su particular lenguaje de expresión.

Si relacionamos esto con nosotros las personas, digamos que tenemos un árbol grande de procesos que están sucediendo dentro de nosotros, desde como llegan las experiencias, a nuestro cuerpo la calidad como las recibimos, las respuestas que asumimos, como asimilamos cada una de las experiencias, bueno y así todos los procesos.

Digamos que debemos ver el cuerpo como un proceso unitario, que actúa en equilibrio y justo donde un proceso no se puede hacer, allí va a surgir un problema.

Es como un auto, que tiene una entrada de combustible y hasta que sale los resultados de la combustión por el escape pasa por varios lugares, si en ese paso algo de los factores se altera y dejan de hacer flujo, lo más probable que el auto no ande o tenga muchos problemas para avanzar.

Es más si por ejemplo llega mucho combustible al motor puede ser que se ahogue o por otro lado si no hay la suficiente electricidad para generar la explosión lo más probable que no arranque. Así mismo son los procesos humanos.

¿Que pasa? cuando tomamos una planta lo que hacemos es hacer que fluya un proceso en particular dentro de nosotros y que corresponde obviamente a la función que realiza esta planta en un ecosistema, así podemos superar el desperfecto de nuestra maquina.

Pero como los procesos son emocionales, en vez de tener la factura del mecánico, lo que tenemos es que salga a la luz ese proceso que está estancado, sea por medio de dolores físicos o alteración de estados emocionales, trastornos de sueños o incluso problemas de digestión (todo esto les pasó a los participantes).

Por eso después de hacer la toma viene un proceso consciente donde vamos observando nuestros ciclos y como reaccionamos al medio ambiente.

Así podemos ir reconociendo que proceso estaba estancado y como superarlo. Obviamente es mejor cuando estos se hacen con alquien que te acompañe y te diga un poco que contiene a nivel emocional tu plantita que escogiste para hacer el brebaje o por lo menos ser muy consciente del proceso.

Esa fue la tarea del segundo día, nos dedicamos a comprender los procesos que estábamos atravesando y como aprender a enfrentarlos de una forma que no solo se quedara con una anécdota sino obtener el mejor provecho.

Como ven todos los pasos han sido minuciosos y tienen un sentido, sino no se siguen así estas plantas quizás no tendrían el efecto tan acelerado o tan consciente como el que hemos podido desarrollar ya que el factor esencial que mueve al universo es justo ese la Consciencia.

Así que bueno, quizás muchos ya entenderán todo lo que vivieron en estos días y espero que sigan así hasta que nos volvamos a vernos.

Saludos y que la luz sea con cada uno de ustedes