jueves, 19 de noviembre de 2015

Los Pases Magicos

Bien volvemos luego de unos días de andar viajando por varias partes de Argentina. (Buenos Aires y Rosario)

Ha sido un gusto en conocer en persona a algunas personas que nos han venido leyendo por está vía y agradecidos estamos por los comentarios que nos han hecho llegar.


Ahora vamos a hablar sobre algo que para muchos es un tema clásico del chamanismo, en especial de muchos que han leído a Carlos Castaneda que tiene que ver con el mundo de los pases mágicos.


Pero bueno, no es propio de una cultura en particular hablar de este tema, sino que existe una formula muy grande de prácticas que están asociadas a los pases mágicos.


Justo anoche hemos hecho una fusión entre el Yoga y los pases Mágicos la que resulto muy pero muy buena y provechosa experiencia, tanto que quedamos de ver si organizar la escuela sobre este tema.


Pero bueno la práctica quizás no se pueda recrear con palabras, por lo menos me tomaría un libro simplemente para contar lo que pasó en un par de horas. Así que me limitaré a describir un poco los fundamentos y los iremos practicando en los encuentros online de los miércoles a algunos.


Decíamos en una anterior entrada que: la idea de la Magia a pesar de que es atribuida a algo que esta más allá del chamanismo en realidad nace en él. Ya hemos hablado un poco que viene de ese comprender del lenguaje de la vida que se expresa de ese estado de ensoñación de la esencia. O sea, nosotros somos los generadores de la realidad.


Ahora nos vamos a definir 3 cuestiones importantes, las primeras 2 es la relación de la forma y la vibración, que equivale a tiempo y espacio.


Dentro de la magia podríamos decir que la forma se le llama no solo a la forma de los objetos sino la dirección que las genera, y la está determina una escala de vibración, pero al mismo tiempo la vibración puede determinar la forma de los objetos.


Para entender esto podriamos pasar a hechos reales y estudiar por ejemplo los objetos celestes, por ejemplo los planetas que tenemos más cerca, el sol, las constelaciones. Estas emiten una determinada escala de vibración la que llega a la tierra y determina por ejemplo la forma y ritmo de crecimiento de las plantas, a su vez una planta actúa en una determinada escala de energía y por eso está asociada a una emoción o estado en particular y en nosotros puede determinar estados emocionales por el sentido de su consumo, esto se puede estudiar en la astrología, la herboristeria, las flores de Bach y tantas otras prácticas.


Así se puede comprender porque los griegos asumían que las matemáticas comprendían no solo la geometría y la aritmética, sino que también la música y la astrología, ya que en estas relaciones se puede comprender el lenguaje del universo en su manifestación.


Esto mismo se aplica en el caso de los pases mágicos, pero aquí se incorpora un elemento mucho más elemental que dice que ambos están determinados por un tercero el cual le llamaremos "consciencia animada".


Esto quiere decir que a pesar de existir una dinámica constante en el universo esta está regulada por un observador que la modula y hace que estas relaciones se complementen como un ente coherente.


Así que el sentido de los pases mágicos es, por medio de la consciencia de si mismo, poder reconocer ese punto esencial desde donde se conectan la forma y la vibración.


Cómo lo hacemos bueno eso es lo más interesante. Ayer entre las risas y bromas que rodearon la práctica, pasamos la verdad o por lo menos eso creo yo un buen momento, mientras pasamos de sentir un tanto el corazón, luego las energías del pecho, otro rato por medio de movimientos específicos y que constituyen las arquitectura de las energías del cuerpo, aumentando la fuerza de algunos puntos y luego contrastándolos con otros.


Este juego tiene un sentido, y es que la práctica sea lo más cotidiana posible lo menos disciplinada posible o mejor dicho lo más natural que se pueda.


Con esto logramos hacer conexiones muy fuertes, pudimos con esto reconocer aspectos que aparentemente parecen sacados de tratados profundos de filosofía lo pasamos a algo palpable que podíamos comprender simplemente percibiéndonos.


Pero bueno, el uso de la energía no está alejada de las emociones, por eso también no solo hablamos de estados desnudos de energía, sino que los vestimos con la cara de nuestras experiencias, hay es donde pongo cara de drama... y trato de describir que significa cada estado en relación a una experiencia de vida.


La intención es que estas experiencias tengan una continuidad y un sentido de estabilidad, ya que en realidad es una forma de proyectarnos nosotros, de ver en nuestras rostros de vernos en el mundo.


Bien luego de eso nos despedimos y cada quien se fue a su casa pero con la sensación y entendimiento que los pases mágicos es una forma de llegar al origen y desde allí contemplar la vida misma.


y colorín colorado, este cuento se a terminado...


viernes, 6 de noviembre de 2015

La magia del ensueño

Hola muy buenas a todos los que vienen a visitarnos a este blog, en el cual tratamos de brindar lo mejor que podemos un poco de lo que es el camino del chamanismo.

En la anterior entrada hablamos sobre lo que son los viajes chamanicos desde lo que buscamos llegar. O sea al estado de "estar despierto".

Hoy vamos a adentrarnos en un tema muy relacionado que es por decirlo asi es el resultado del anterior paso en el camino del chamanismo pero al mismo tiempo es lo que más se referencia de lo que se puede ver del chaman.

Por lo general se habla de los chamanes por las capacidades que solemos tener, sea la de percibir otras realidades o sentir la situación interna de una persona o poder conectarse con casi cualquier aspecto de la naturaleza, tanto físico como de carácter espiritual.

Otros nos conocen por la capacidad de manipular la energía y generar efectos en lo manifiesto.

Pero en realidad para nosotros nada de eso es lo que buscamos en si, no estamos buscando poder, o sea no es nuestra meta querer dominar la naturaleza, en si quizás si podría ser dominarse a uno mismo, aunque en si la palabra "dominar" creo que no estaría aplicada al lenguaje que usamos.

Por eso usamos la expresión "hacer magia y ensoñar".

Ensoñar es la consciencia de darnos cuenta que el universo está formado por nuestras esencias desde un lugar espiritual. Este mismo sueño está generado para obtener experiencias las cuales fluyen por medio de las conexiones o vínculos. Por tanto solo podemos con profundidad comprender el propósito de las experiencias por medio de la conexión interna, a la vez que esto nos acerca a reconocer el sabor de los sucesos o sea de este plano material y así es como llegamos a la esencia.




Nosotros esto lo vemos todo el tiempo porque si vemos, nuestras relaciones se establecen desde eso que necesitamos aprender de la vida, nuestras relaciones primarias, sea de pareja o del trabajo, tienen rasgos que fácilmente podemos identificar en nuestra niñez, por tanto ensoñamos atraer esas personas que se identifican con esas sensaciones que tenemos grabadas en el cuerpo.

Así es como un jaguar en lo más profundo de la jungla puede encontrar su presa, ensueña su realidad para atraerla y no estar una vida entera buscando algo que no puede encontrar.

Así que ensoñar por un lado es reconocer el sentido de los vínculos que tenemos y generan nuestras experiencias, pero a la vez comprender la conexión con ese sentido y nos da la posibilidad de que las experiencias nos aproximen a nuestro propósito original.

Ya que muchos ensueños solo son para mostrarnos lo que necesitamos liberar, pero si llegamos a comprender esto, podemos llegar al estado de estar despiertos.

Esto último lo digo ya que en este plano por no conocer ese estado de ensueño vivimos sucesos vacíos o sea sin significado.

Y esa posibilidad de transformar los eventos para que se aproximen al sentido original se llama "Magia".


Para entender la magia podríamos hablar que existe un lenguaje que va desde la esencia hasta la lo manifestación, como existen vínculos como en forma de un entretejido el mismo universo genera lo que necesita, para desarrollarse, ese es un lenguaje cósmico que posibilita no solo la vida sino un sentido ordenado o encausado.

Así que lo que ven los otros en esas destrezas que tenemos en el



mundo para nosotros en si mismas no significan nada si no están conectadas a esa sensación de origen, de sentido.

Cuando establecemos una conexión con los elementales del bosque, no lo hacemos para "jugar a los dados" cuando nos conectamos con la tierra, lo hacemos para ser parte de ella y encontrar su fuerza en nosotros, cuando lo hacemos con las fuerzas del cielo, es para reconocer el cause con que todo progresa.

Todo esto nos acerca a lo que es un chaman, o por lo menos lo que vemos superficilmente pero ahora desde un sentido más profundo.

En la siguiente entrada nos vamos a meter un poco más de lleno a encontrar al chaman en nosotros, vamos a hablar un poco más profundo de esa expresión del saber y como se construye.



Saludos y que la luz les acompañe